¿Qué es la energía hidráulica?

Energia Hidraulica

La energía hidráulica es una especie de energía que se renueva de un rendimiento energético elevado que utiliza la energía cinética de la corriente del agua. Este proceso se puede tener por medio del aprovechamiento de los recursos tal y como los brinda la naturaleza, como por ejemplo una catarata o también denominada garganta natural.

Este tipo de energía, normalmente se genera por el almacenamiento de agua en embalses de grandes alturas, el cual también llevan el nombre de represas. Las represas contienen el agua que después cae de la parte de arriba, produciendo energía cinética que después es transformada en energía eléctrica. Para que el agua pueda ser convertida en este tipo de energía es fundamental el uso de centrales hidráulicas.

La construcción de centrales o plantas para la producción de energía hidráulica  tiene que darse en áreas donde exista una gran cantidad de lluvia mezclado con desniveles geográficos que sean favorables para la elaboración de estas plantas. Este proceso de obtener la energía se ejecuta cuando el agua cae de un nivel a otro. Luego pasa por una turbina que lleva la energía a un alternador y este hace el trabajo de transformarla en energía eléctrica.

Historia de la energía hidráulica 

La energía hidráulica  ha sido empleada desde hace cientos de años atrás. Incluso desde la época de la antigua Grecia, donde los agricultores se encargaron de emplear molinos de aguas para moler el trigo. Con el paso del tiempo, estos antiguos molinos sirvieron de apoyo para que se construyeran lo que hoy conocemos como centrales hidráulica. La primera central hidroeléctrica moderna en la historia, fue elaborada en los inicios de la década de los 80 pero del siglo XVIII en Gran Bretaña.

Aspectos importantes de la energía hidráulica

Entre los aspectos que destaca en la energía hidráulica, es que es una energía que genera  un altísimo rendimiento energético. La disponibilidad de este tipo de energía es inagotable. Además, esta energía no genera emisiones toxicas en medio de su proceso. Por otra parte los embalses o represas que son elaborados para su función son de gran utilidad para el almacenamiento de agua y para el suministro de sistemas de riego.

Asimismo, otro de los aspectos importantes que son beneficiosos es que la energía hidráulica  ayuda a la disminución o eliminación de combustibles, ya que este tipo de plantas que son a base de combustibles (carbón, gas natural o petróleo)  son mucho más costosas gracias a que el precio de los mismos normalmente sufrir aumentos que generan cambios en sus costos, esto hace que la energía hidráulica  sea una de las más rentables, gracias a que sus gastos de mantenimiento son muy bajos.

Efectos positivos de la energía hidráulica   al medio ambiente

Este tipo de energía es completamente ecológica ya que no genera emisiones toxicas y es totalmente limpia.  Como ya habíamos comentado anteriormente, las plantas que se elaboran para generar energía hidráulica también tienen la función de almacenar agua para el consumo de las personas y el riego, por lo que genera que tengan diversas funciones.

El agua en la producción de energía hidráulica

El agua es un protagonista importante en la producción energética, ya que gracias a este gran recurso natural. Este tipo de energía es un tecnología moderna renovable, madura y probada, que a nivel mundial en la actualidad, cuenta con la capacidad de producir mucha más energía eléctrica que las otras fuentes renovables juntas. Además, el agua no solo cumple un papel fundamental para la energía hidráulica, sino también para la integración de la energía eólica o solar en los sistemas eléctricos. Hoy en día el agua puede verse contrarrestada dependiendo de la garantía que puedan ofrecer las centrales reversibles de bombeo o por las hidráulicas que son elaboradas con regulación.

Energía hidráulica  ¿la gran oportunidad?

La hidroelectricidad para por ser una de las más grandes esperanzas para muchos países que aún tienen la dependencia de los combustibles fósiles que, además de contener un alto contenido de elementos contaminantes, son un factor bastante desequilibrante a la hora del pago de costos. Dicho de esta forma, este tipo de fuente de energía se capitaliza como un excelente recurso estratégico para muchas naciones. Por lo tanto, la energía hidráulica  ofrece un potencial bastante elevado para aquellos países que se encuentran en vía de desarrollo gracias a sus sistemas de buenos resultados, un ejemplo de ello es el caso de Costa Rica.

Funciones de las centrales hidroeléctricas

En la utilización de la energía hidráulica  toman protagonismo dos factores: la altura del salto y el caudal. Para tener una mejor asimilación del agua, se elaboran presas para regular el caudal tomando en cuenta las funciones de la épica del año. La presa en ocasiones, también puede servir para incrementa el salto. Otra de las formas para darle más altura al salto es derivando el agua por un espacio de bajada pequeña, inclusive menor a las del cauce de un rio, para poder conseguir un desnivel un poco elevado entre el canal y el cauce del rio.

Cuando se requiera producir energías, todas aquellas porciones de agua almacenadas se saldrá de la presa para que este en movimiento en conjunto con la turbina engranadas con el productor de la energía eléctrica.

Rápidamente, esta energía de gran potencia se transformara en la energía cinética. Ya que el agua cumplirá sus funciones en las turbinas de amplias velocidades, generando una especie rotación como movimiento, dando como resultado la energía eléctrica gracias a los generadores.

En un gran número de países, se han estado instalando centrales pequeñas, con potenciales que van `por debajo de los 10Mw. Un gran ejemplo, es en China, donde se encuentran estas presas pequeñas donde disfrutan de la fuente principal de la energía eléctrica a través de este método.

En conclusión, la energía hidráulica  es una fuente de energía que es completamente renovable que se genera gracias a las poderosas ventajas del paso de los ríos por medio de la elaboración de represas, teniendo como su principal generador de energía al agua.