Energías renovables y reducción de gases invernaderos

Las energías renovables son las energías eléctricas producidas a partir de fuentes puras naturales que son incapaces de agotarse, tales como las olas o el sol. En cambio, la energía por combustibles fósiles es un problema y se busca la reducción de gases invernaderos.

Las energías renovables hablan de todas las formas de energía alternativas a la explotación de las fuentes de energía limpia y autorrenovable que son capaces de producir electricidad, o los  combustibles fósiles. Por parte de los inventos humanos, estas energías representan energía mediante los nombre de energía eólica, energía solar, hidroeléctrica y geotérmica.

Gases invernaderos

Los gases invernaderos son todos los compuestos químicos en su estado gaseoso acumulados en la atmosfera; estos pueden adsorber la radiación infrarroja proveniente del sol, provocando el aumento y la retención del calor en la atmosfera. Afecta de manera negativa ya que vuelve estos gases más peligrosos al intensificarlos, aumentando el riesgo de calentamiento global.

Estos gases con efecto invernadero pueden ser de distintos tipos y originarse de diferentes fuentes como de la naturaleza o artificiales. Los gases que se acumulan más son el vapor de agua el dióxido de carbono y el metano.

Reducción de gases invernaderos

La reducción del efecto invernadero depende de varios factores, como es el caso del compromiso y la colaboración de los países para que adopten nuevas políticas de respeto al medioambiente que signifiquen la reducción de la emisión de gases invernaderos en la atmosfera. También, tiene que ver con las acciones de las personas residentes de la tierra.

Por ejemplo, una vía para llegar a la reducción de estos gases es utilizar los combustibles fósiles más inteligentemente. De manera que se puedan ahorrar el uso de ellos y utilizar el tiempo para el desarrollo de tecnologías nuevas e alternativas que sirvan perfectamente para este propósito.

Dos de puntos para la reducción de  gases invernaderos son:

  1. Hacer que la eficiencia sea garantizada.
  2. Aprovechar la existencia de las tecnologías renovables.