Energías limpias y contaminantes ¿cuáles son?

Siempre se ha explicado que existen energías limpias y contaminantes. Sin embargo, pocas personas conocen a detalle cuáles son esas energías. Además, resulta interesante averiguar cómo funcionan dichas energías y los beneficios para la humanidad que algunas reportan.

Las energías limpias

Se denominan “energías limpias” a todas aquellas energías que contribuyen a la conservación de la vida en el planeta tierra. Es decir, aquellas energías que, en lugar de contaminar, permiten el bienestar ambiental. Este conjunto de energías también es conocido mundialmente como “energía verde”.

Esta clase de energías son provenientes de fuentes de carácter natural. Además, es bueno destacar que ninguna energía limpia deja residuos perjudiciales. Por ello, el respeto de todos los ambientes es una característica especial de las energías limpias. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las energías limpias y contaminantes.

Las diversas energías limpias pueden traer incontables beneficios al ambiente. Por eso, es entendible que autoridades de suma importancia están promoviendo el uso y el progreso de estas energías. Algunas de estas energías verdes son la geotérmica, la solar, la eólica y la hidráulica. También clasificadas dentro del grupo de energías renovables.

Las energías contaminantes

El nombre que reciben las energías contaminantes revela claramente cuál es su mayor efecto perjudicial. Es lamentable ver que este tipo de energías son las que han predominado a lo largo de los años. Por ese motivo, se pueden percibir los efectos negativos que ha sufrido el medio ambiente a nivel mundial.

Todas las energías contaminantes son obtenidas de fuentes no renovables que dejan residuos perjudiciales.

La diferencia entre las energías limpias y contaminantes

Las diferencias existentes entre energías limpias y contaminantes son claramente perceptibles. Sin duda, el efecto ambiental de cada una es completamente diferente. Las energías limpias son una medida que pretende conservar el buen estado ambiental de la tierra. Por el contrario, las energías contaminantes lo único que hacen es perjudicar aún más la tierra.